Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 enero 2009

Para mi musa especial Claudine, Crúoras.

 

 

UNA LLAMADA A LAS ESTRELLAS

 

Pido a las estrellas el conocimiento de tu nombre secreto. Deseo el poder que pueden otorgarme. Gracias a su influjo conseguiré mi deseo.

Quiero meterme en lo profundo de tu ser: sin fuerza, con la suavidad de un viento cálido de verano que acaricia tu mejilla. Quiero que al introducirme en tu abismo, aunque no sepas quien soy o no puedas notar mi presencia por la magna magia, has de saber que te haré sentir un plácido bienestar. No me percibirás cuando lo haga ni sabrás el porqué de esa paz: es sólo un bien desinteresado, la idea de hacerte feliz me estremece como el anhelo de una sorpresa a un niño.

Será doloroso para mi que la magia no pueda mostrarme cuando me acepte tu mente, cuando tu alma no me vea como a un ser dañino: es mejor que sólo sufra yo, cualquier dolor que sintieses no me lo perdonaría.

Algunos pensarán que emplear el poder de las estrellas es un acto malvado. Cuan equivocados están ¿Acaso puede matar una madre a su hijo? Cómo podría hacer daño al alma que posee más valor que la propia. Otros pensarán que tal acto es una violación ¿Admirar la belleza de un cuadro es una amoralidad? No, es amor, belleza, contemplación, éxtasis: nunca mal.

Si tan sólo pudiesen comprender el temor que siento de pensar que alguno de mis actos pudiese alejarte de mí, si tan sólo pudiesen empatizarlo se lo pensarían dos veces antes de criticar. Tu alma es mi eterno martirio, hilos frágiles de cristal que atraen el rocío. Temo acercarme y que en ese acto, al acariciarte pueda romper algún hilo o perturbar la más mínima gracia tuya.

Cómo puedo castigarme con la sola contemplación tuya. Cómo puedo atreverme a entrar en tu maravilloso templo y tener el valor que proporciona la osadía. Pero al igual que cualquier otro templo al que se adora, sólo puedo sentirme en paz junto o dentro de él, es el único refugio en el mundo que me proporciona paz y seguridad.

Si las estrellas me dan tu nombre no seré yo quien gane, ya que me entregarán el látigo con el que me dañaré, sin embargo, a ti te beneficiará. El equilibrio tiene que mantenerse, no se puede romper. Mi sufrimiento, tu calma. Mi temor, tu paz. Mi desgracia, tu felicidad ¡Es así y siempre lo será!

-¡Estrellas, venid a mi! Dadme lo que os pido y a cambio podréis reíros por una eternidad. Despertar de vuestro letargo y escuchadme: yo os convoco-

 

 

Anuncios

Read Full Post »

TÚ: MAR.

Este microrelato está dedicado a una chica muy especial: Claudine.

Para tu deleite, Crúoras.

 

 

¡Tu, mar en calma que nos atraes como las luces de los faros. Tu que nos acaricias con tu arrumacos tranquilos!

Pero no, no engañas a un viejo marino como yo, sé que en cualquier momento tu caprichoso interés puede convertirte en algo apasionado, fuerte; brillante bajo los relámpagos y temor de hombres valientes.

Pero como marinos te amamos y nos atraes con la pasión y la dulzura de una mujer. Pero sabemos que en cualquier momento podemos morir rendidos ante tus pies: bien por nuestro amor hacia ti o por esos encantamientos que provocas en la mente de pobres mortales como nosotros.

 

 

Read Full Post »