Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9 febrero 2008

Pues ahí va el relato completo de El diario de Frederik Rumnhein:

 

 

  El diario de Frederik Rumenhein.doc

Esperando que os guste; Crúoras.

Anuncios

Read Full Post »

La Voz

LA VOZ

Para comprenderme mejor tendréis que hacer un esfuerzo de vuestra inteligencia o al menos de su imaginación.

¿Quién soy? La voz de un difunto, el último aliento en la postrimería de un humano. Mi mensaje es de vital importancia para vosotros y por ello debéis prestar atención ¿No me creéis? Acaso no escucháis nuestras voces en lo que vosotros llamáis psicofonías, no intentáis hablar con los difuntos en vuestra desesperación ante lo desconocido a través de espiritistas ¿Anheláis un contacto con nosotras y sin embargo ahora os produce miedo?

Debéis de saber que vuestras últimas palabras (Nosotras) son un indicativo de la vida que habéis llevado: una muestra que comprende todos vuestros sentimientos y actos; un legado que bien puede ser valioso o impío y que será vuestra huella en un mundo sin fin de maravillas desconocidas ¿Os extraña?

Entonces porqué que le concedéis tanta importancia a las últimas palabras de un moribundo: somos su legado. Todo lo que dice es una cuestión de vital importancia, su vida puede condensarse en la esencia de sus terminales palabras y lo que diga será transmitido a otro humano, siendo su guía, es una cuestión normal en el ciclo vital ¿Acaso pensabais que la muerte era el final? La vida da paso a la muerte y la muerte a la vida. Ese legado abrirá un camino en el recién nacido escogido ¡Pensad bien que decís: como vivís!

Si, esa es nuestra función; vagamos de un lugar a otro esperando el momento decidido, hasta dejar el mensaje adecuado al nacido indicado, esa es nuestra misión y vuestra maldición. Sinceramente no se cómo os han dejado tal responsabilidad si no podéis ni conservar vuestro hábitat.

Por lo tanto hacednos lo mejor que podáis, sed creadores de hermosas y valiosas palabras útiles a vosotros mismos, haced Voces maravillosas, al fin y al cabo también tenéis el don de crear. Decidid y hacedlo bien.

Me tengo que ir, mi nonato está a punto de ver la luz, tengo que morir para ayudaros, no os olvidéis de mi mensaje…

 

¡Esperando que os guste, Crúoras!

Read Full Post »

Monstruo

EL MONSTRUO QUE NO ERA UN MONSTRUO PERO QUERÍA SER UN MONSTRUO

  

Le humillaban, vejaban y pegaban.

Así pasaba un día tras otro, apostado en un rincón llorando y deseando ser invisible.

Se hizo amigo de la soledad.

Sus compañeros fieles eran Fantasía, Miedo, Angustia y Odio.

Nunca estaba tan a gusto como cuando estaba solo añorando compañía.

Era un monstruo horrible e indeseable: para los otros.

Monotonía molesta y monstruosa.

Tanto es así que se acostumbró.

Intimó con la oscuridad, con el miedo, con la fealdad.

Su vida en exclusión le obligó a pensar.

Así descubrió la debilidad de sus cazadores.

¡Era el miedo ancestral a lo desconocido!

Descubrió que no era un monstruo: solo un patito feo.

Pero su instinto de conservación le salvó.

Se convirtió en el monstruo que le decían que era.

De tal manera que les asustaba, que le temían ¡A él!

Vivió como un monstruo aún que no lo era, pero al menos vivió en paz y a gusto consigo mismo.

Pasó mucho tiempo cuando…

___

…Se convirtió en el cisne blanco y ya no le veían como un monstruo.

Le aceptaban por su nuevo cambio, por un simple cambio de la naturaleza.

Por ello y por haber aprendido las normas y leyes que regían su mundo: no el suyo.

Ahora sabía hacer que le temieran. Pero también sabía como pasar por ser como ellos.

Ahora le aceptaban como a uno más es sus pobres, tristes y temerosas vidas.

Como nunca fue un monstruo y nunca fue malo, ahora le aceptaban.

Solo provocaba temor como método de autodefensa.

¡Ya no era un monstruo para ellos! ¡Ya no era un monstruo!

¿Y sabéis qué?…

___

  

… Anhelaba ser el monstruo que durante tanto tiempo le creyeron.

De vivir su vida, de una vida que le obligaron a vivir y que él aceptó.

De la paz, de anhelar la soledad y la tranquilidad.

Su inocencia ya no le dejaba ser el Temor Ancestral. ¡Lástima!

Ahora, de nuevo: ¡deseaba ser un monstruo!

¡Esperando que os guste –y tal vez alguno se identifique-, Crúoras!

 

Read Full Post »