Feeds:
Entradas
Comentarios

ILUSTRACIONES 5

La siguientes ilustraciones corresponden a una prueba que me encargaron para un cómic, esperando que os gusten Crúoras.

 

 

AGONÍA

 

Un microrelato que no se me tiene que tener en cuenta, esperando que os guste Crúoras.

 

 

 

AGONÍA

 

 

¿Qué hace uno cuando persigue sueños asequibles a casi todo el mundo, pero por desconocido motivo no están a su alcance, y más cuando estos deseos parecen que por fatalidad del destino le rehuyen?

Doy gracias a Dios por no ser una persona envidiosa a la que le devora ver la felicidad de los demás, todo lo contrario yo me alegro por ellos. ¿Yo qué he hecho para sufrir una condena así? Que con ironía y regodeo de no sé quien se me niega lo que anhelo, mostrándomelo una y otra vez en los demás ¿Cuánto mal he cometido para esa ruin y frívola venganza?

Acaso es sólo una larga espera, cuyo retorcido motivo consiste en hacerme tomar conciencia, en el supuesto día en que reciba el premio, de todo lo bueno que se me ha regalado: autoengaño y quimera provocada por una vana e inútil esperanza.

Me siento caminar desnudo en un valle de zarzas en busca de un tesoro inalcanzable, vertiendo sangre, rezumando aflicción, respirando acrimonia: es vivir en el dolor de una metamorfosis incierta.

Mientras, en esa maldita agonía, en esa espera desgarradora: me divido entre el deseo de lo que me hace feliz y entre lo que tengo y no me lo hace. Dicen que hay que ser flexible como el junco: a veces deseo ser rígido para que me quiebre el viento y me esparza en el olvido: libre de todo. Agotada mi existencia muere el deseo, expira la agonía, llega la Paz.

 

 

A TU LADO Y SIN TÍ

 

 

Para mi quimera: Ligeia.

 

 

A TU LADO Y SIN TÍ

 

Tu sonrisa deshace las barreras protectoras de mi mente y me libera de la iniquidad del mundo; tú risa explota en cada fibra de mi ser, que me expande y me haces sentir grande como el universo y me siento jugar con él entre mis dedos. 

Te miro y deseo ser la luz que ilumina con alegría tus vívidos ojos, quiero ser el rocío que te estremece después de la ducha, anhelo ser el carmín que encienda tus labios de excitación. Sólo con tu pleno gozo puedo aliviarme y hacerme dichoso.

Temo besarte ya que no podré congelar nuestro beso para la eternidad, temo herirte porqué tu dolor se me vería reflejado y por ende: doblado en mi sensible alma.

Mi voluntad a tu lado es fuerte e inamovible, sin ti sólo es un abandonado puzzle esparcido en el suelo que, aún sin querer, todo el mundo pisa e ignora.

Eres mi bandera, pues ondeando en lo alto bien visible eres el símbolo de mi orgullo: me proporciona el valor y la entrega ante los desafíos; si estás base en el mástil ¡Oh símbolo funesto! me siento sumido en la oscuridad: una sombra carcomida y olvidada.

A tu lado y sin ti: soy una paradoja que juega consigo misma ¿Cómo puedes serlo todo para mí y cómo puedo ser todo a tu lado? Puedo ser grande y diminuto, amante y amado. Es algo simple y complejo de entender.

 

 

Para mi musa especial Claudine, Crúoras.

 

 

UNA LLAMADA A LAS ESTRELLAS

 

Pido a las estrellas el conocimiento de tu nombre secreto. Deseo el poder que pueden otorgarme. Gracias a su influjo conseguiré mi deseo.

Quiero meterme en lo profundo de tu ser: sin fuerza, con la suavidad de un viento cálido de verano que acaricia tu mejilla. Quiero que al introducirme en tu abismo, aunque no sepas quien soy o no puedas notar mi presencia por la magna magia, has de saber que te haré sentir un plácido bienestar. No me percibirás cuando lo haga ni sabrás el porqué de esa paz: es sólo un bien desinteresado, la idea de hacerte feliz me estremece como el anhelo de una sorpresa a un niño.

Será doloroso para mi que la magia no pueda mostrarme cuando me acepte tu mente, cuando tu alma no me vea como a un ser dañino: es mejor que sólo sufra yo, cualquier dolor que sintieses no me lo perdonaría.

Algunos pensarán que emplear el poder de las estrellas es un acto malvado. Cuan equivocados están ¿Acaso puede matar una madre a su hijo? Cómo podría hacer daño al alma que posee más valor que la propia. Otros pensarán que tal acto es una violación ¿Admirar la belleza de un cuadro es una amoralidad? No, es amor, belleza, contemplación, éxtasis: nunca mal.

Si tan sólo pudiesen comprender el temor que siento de pensar que alguno de mis actos pudiese alejarte de mí, si tan sólo pudiesen empatizarlo se lo pensarían dos veces antes de criticar. Tu alma es mi eterno martirio, hilos frágiles de cristal que atraen el rocío. Temo acercarme y que en ese acto, al acariciarte pueda romper algún hilo o perturbar la más mínima gracia tuya.

Cómo puedo castigarme con la sola contemplación tuya. Cómo puedo atreverme a entrar en tu maravilloso templo y tener el valor que proporciona la osadía. Pero al igual que cualquier otro templo al que se adora, sólo puedo sentirme en paz junto o dentro de él, es el único refugio en el mundo que me proporciona paz y seguridad.

Si las estrellas me dan tu nombre no seré yo quien gane, ya que me entregarán el látigo con el que me dañaré, sin embargo, a ti te beneficiará. El equilibrio tiene que mantenerse, no se puede romper. Mi sufrimiento, tu calma. Mi temor, tu paz. Mi desgracia, tu felicidad ¡Es así y siempre lo será!

-¡Estrellas, venid a mi! Dadme lo que os pido y a cambio podréis reíros por una eternidad. Despertar de vuestro letargo y escuchadme: yo os convoco-

 

 

TÚ: MAR.

Este microrelato está dedicado a una chica muy especial: Claudine.

Para tu deleite, Crúoras.

 

 

¡Tu, mar en calma que nos atraes como las luces de los faros. Tu que nos acaricias con tu arrumacos tranquilos!

Pero no, no engañas a un viejo marino como yo, sé que en cualquier momento tu caprichoso interés puede convertirte en algo apasionado, fuerte; brillante bajo los relámpagos y temor de hombres valientes.

Pero como marinos te amamos y nos atraes con la pasión y la dulzura de una mujer. Pero sabemos que en cualquier momento podemos morir rendidos ante tus pies: bien por nuestro amor hacia ti o por esos encantamientos que provocas en la mente de pobres mortales como nosotros.

 

 

REFLEXIÓN MATEMÁTICA SOBRE EL AMOR Y EL SEXO

 

 

Este artículo trata sobre el amor; pero quiero enfocarlo en dos partes bien claras y diferenciadas, una de ellas está escrita de una manera imparcial y reflexiva, mientras que la otra será más personal y por tanto puede tomarse como algo imparcial.

Antes de comenzar he de comentar que el romanticismo en el mundo está escaseando, pero si hay algo claro es que jamás se perderá, ya que sin el amor dejaríamos de ser lo que somos, humanos: lo único que ocurre es que cada vez hay menos gente que cree en él. No importa, ya que cuanto más escaso y raro sea: más valor adquiere ¡Tenedlo siempre en vuestra memoria!

 

La parte imparcial: una simple reflexión matemática.

Hay que tener en cuenta que el sexo posee una fluctuación de intensidad dependiente de la edad, pero voy a hablar de medias para no desviarme de la cuestión que quiero comunicaros.

Según encuestas realizadas en España sobre el sexo en parejas establecidas, vienen a contarnos éstas que una pareja formal practica sexo una vez y media a la semana -no voy a entran en chistes fáciles sobre esos valores medios-. Como soy generoso voy a redondear la cifra a dos veces a la semana. El estudio indica que dicho acto dura una hora aproximadamente, seguiré con la generosidad y pondré una media de dos horas. Por lo que si uno hace unos simples cálculos -y teniendo en cuenta que casi estoy duplicando las cantidades- resulta que se practica sexo unas cuatro horas a la semana, unas doscientas ocho horas en cincuenta y dos semanas, unos ocho coma seis días al año. Redondearé de nuevo a nueve días al año.

De todo ello se puede deducir que para nueve días de sexo al año, tienes que aguantar a otra persona los trescientos cincuenta y seis días restantes. Si a ello añadimos los gastos derivados de una relación estable como por ejemplo la casa, el coche y los niños -si se tienen- más las enfermedades ¿Realmente merece la pena? Lo que quiero haceros ver y pensar, es que se debe querer, mejor dicho amar, mucho a una persona para establecer ese vínculo. ¡Pensadlo antes de tomad una decisión así! no solo por lo que os he contado, también para evitar dañar a esa persona a la que supuestamente queréis.

 

La parte imparcial: un romántico como yo.

Tenéis razón en pensar que una persona romántica sufre más, aquí no puedo negaros lo evidente; pero teniendo en cuento todo lo que os he dicho arriba: creo que a un romántico le es mucho más fácil y llevadera la relación, una vez que ésta se ha establecido formalmente. Por lo que os conmino a que a veces, aunque solo sea a veces ¡os dejéis llevar por ello!

Y por último os diré un consejo manido y trillado hasta la saciedad, pero es que es realmente útil: ¡sed detallistas! No hace falta gastarse dinero y más hoy día, en que se le otorga un significado erróneo de culpabilidad, un regalo caro puede ser importante para un cumpleaños o un aniversario; pero si os desviáis cinco minutos de vuestra vuelta a casa para recoger una rosa del parque y regalársela a tu pareja, ese simple detalle es más valioso que un collar de perlas. Si os acostumbráis a esos insignificantes detalles, a regalar una flor, una figurilla, una tarjeta o lo que sea una vez a la semana sin establecer un día fijo para ello, solo estaréis diciendo a tu pareja: “¡Lo realmente importante que eres para mi!”.

 

 

Añadiré aquí links de otros bloges interesantes del mundo apasionado de la lectura, solo espero que disfrutéis de ellos tanto como yo.

 

http://cazandosirenas.blogspot.com/

http://cafedemadison.blogspot.com/

http://365diasdelibros.blogspot.com/index.html

http://animacionalaectura.blogspot.com/

http://apostillasnotas.blogspot.com/

http://lepisma.liblit.com/

 

Y más próximamente. Esperando que os sea de utilidad, Crúoras.